La mujer habitada – Gioconda Belli

Adquiere un ejemplar

lamujerhabitada



Esta novela de Gioconda Belli es más que una novela. Es un canto a la vida y una defensa a ultranza de la libertad. La lírica no está ausente, cómo podría estarlo tratándose de Gioconda Belli cuya trayectoria en la poesía es más que innegable, apabullante.





En la mujer habitada logra concatenar a dos mujeres separadas por siglos y sin embargo tan similares en su idiosincrasia, tan llenas de vida y sobre todo tan sobrecargadas de valor que nos enseñan y nos incitan a luchar no solo por la libertad y la justicia sino desde ellas a luchar por la vida. Como género, la obra se inserta en la corriente del Realismo Mágico. Gioconda Belli entonces utiliza uno de los recursos más complejos de este género como es el desplazamiento de los personajes en el tiempo, trastocando una realidad y tornándola mágica por el simple hecho de permitir que coexistan en una misma época dos mujeres semejantes a pesar de las distancias temporales. En la voz de Itzá, hallamos elementos como la magia, la fantasía, el mundo de los espíritus que pasan a formar parte de la cotidianidad casi como si fueran reales poniendo en movimiento uno de los más importantes  recursos del Realismo Mágico. Este género, como movimiento, es innovador ya que ha integrado en la literatura el universo físico y simbólico del mundo indígena americano: consigue que lo irreal parezca real, y que la narración se convierta en una “historia-sueño-poesía”. 
GIOCONDA BELLILo cual evidentemente es la base del estilo que Gioconda explota maravillosamente en La mujer Habitada. En la práctica, el acercamiento de los hechos cotidianos lleva a mostrar la coexistencia de dos mujeres como símbolo de hechos históricos de su nación en épocas distantes y en momentos totalmente distintos históricamente pero cercanos en cuanto a la lucha por la libertad, los derechos y la reivindicación de la mujer como participe directa del acontecer histórico en un mundo plenamente machista tanto el del pasado de Itzá como el del presente de Lavinia. Por un lado Itzá nos acerca a la invasión de los españoles y posterior explotación del pueblo indígena en permanente consonancia con la lucha sandinista en Nicaragua como contexto histórico más cercano a nuestros días. Lavinia Alarcón, es la protagonista de La mujer habitada. Es una profesional joven que acaba de volver a su país después de haberse formado como arquitecta en Europa. Lavinia pertenece a una familia aristocrática de Faguas, un país tropical que vendría equivaliendo a la Nicaragua de la autora. Poco a poco Lavinia se compromete con el movimiento de lucha contra el gobierno dictatorial (que sería para la autora el gobierno de Somoza) y cuando matan a su novio que es activista como ella, Lavinia toma su lugar en un operativo para la captura de un general del gobierno. Durante el operativo, en vez de consultar con el jefe de la célula guerrillera qué es lo que debe hacer luego de haber descubierto el escondite del General, Lavinia personalmente toma la decisión de enfrentarlo y muere en el intento. En medio de la lucha ideológica política y de clases, aparece esa otra querella casi eterna entre el feminismo plagado de libertad absoluta no de libertad de sexos y el machismo rudo que segrega a muchas mujeres, sostenido paradójicamente por el conformismo de muchas de ellas.



El recurso de enlazar a Lavinia con la guerrera indígena Itzá, tiene sentido desde el punto de vista del carácter feminista y el compromiso con la lucha por la liberación de los opresores: antaño los españoles, en el presente un gobierno dictatorial. Presente y pasado se unen para mostrar que a pesar del tiempo la situación en Latinoamérica es un eterno retorno y la muerte enlaza definitivamente a las dos protagonista del ayer y el hoy: Lavinia e Itzá, en una perpetua lucha por la liberación.

Adquiere un ejemplar

2 comentarios sobre “La mujer habitada – Gioconda Belli”

  1. El primer libro que conocí de esta nicaragüense, y a partir de ahí, leo todo lo que publica, ya no por mujer, sino tb por sudamericana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *