La sombra del viento – Carlos Ruiz Zafón

Adquiere un ejemplar

 lasombracomienzo


“Este lugar es un misterio Daniel, un santuario. Cada libro, cada tomo que ves tiene alma. El alma de quien lo escribió y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien desliza la mirada por sus páginas, su espíritu crece y se hace más fuerte” (pag.12)






La propuesta de Carlos Ruiz Zafón es tentadora, absolutamente irresistible para quienes tener un libro entre las manos supone detener la cotidianeidad y entrar en un mundo nuevo. El cementerio de los libros olvidados, el santuario al cual al padre de Daniel (protagonista de la novela) se refiere es un sitio sobrecogedor y tétrico pero a la vez significativo e inconmensurable. Imagínense un lugar donde se acumulan cientos y miles de libros olvidados para el público en general, millones de libros se acumulan junto al polvo que los envuelve en el Cementerio de los libros olvidados y esperan. Alguien descubrirá en algún anaquel un libro o el libro lo descubrirá a él y entonces comenzará a correr la historia. En ese sitio totalmente borgeano Daniel encuentra un libro, que han pretendido enterrar durante años, y ese hallazgo será el punto de partida para una trama intensa e intrincada que cambiará la vida Daniel para siempre.  “En una ocasión oí comentar a un cliente habitual de la librería de mi padre que pocas cosas marcan tanto a un lector como el primer libro que relamente se abre camino hasta su corazón. Aquellas primeras imágenes, el eco de esas palabras que creemos haber dejado atrás, nos acompañan todo una vida y esculpen un palacio en nuestra memoria al que, tarde o temprano –no importa cuántos libros leamos, cuántos mundos descubramos, cuánto aprendamos u olvidemos- , vamos a regresar. Para mí esas páginas embrujadas siempre serán las que encontré entre los pasillos del cementerio de Libros Olvidados” (pag14) Luego de estas palabras ningún adicto a los libros puede recular ante “La sombra del viento”.lasombradelveinto Carlos Ruiz Zafón es a mi modo de entender una de las plumas más atrapantes y amenas que las letras españolas nos regalan en medio de este siglo XXI tan repleto de ignominia y charlatanería. Unida a una prosa ágil y llena de lirismo sin remilgos, esta historia nos adentra en el mundo de los libros y sobre todo nos advierte, desde esas primeras y potentes frases que, quien quiera que alguna vez se haya dejado cautivar por un libro, jamás podrá volver la vista a un costado cada vez que aparece algún otro libro que promete renovar el embrujo. La sombra del viento logra embrujarnos, y lo hace por medio de una mezcla exacta de apunte histórico, novela de suspenso e intriga con un dejo costumbrista que lejos de de bajar en ningún momento la expectación del lector, nos conmina a pasar página tras página en busca de más. Quizás esa misma sensación irrefrenable de ir por más o la innegable relación entre un libro y la vida es que Carlos Ruiz Zafón, como en la vid misma, fue por más y es por eso que a éste le siguieron dos historias que la retoman, la contienen y la completan: El juego del ángel y El prisionero del cielo. Daniel Sempere, protagonista de esta historia, accede gracias a un libro olvidado a dos amores primeros e inolvidables: el amor por la lectura y el amor por una mujer y todo gracias a La sombra del viento, un libro olvidado de un autor más olvidado aún. Las vicisitudes y un sin fin de experiencias iniciáticas que rayan en lo maldito, despiertan al abrir las tapas de ese primer libro que lo subyuga y lo esclaviza, un libro que marca sus once años y destraba el pasado y el presente. “En mis sueños de colegial siempre seríamos dos fugitivos cabalgando a lomos de un libro, dispuestos a escaparse a través de mundos de ficción y sueños de segunda mano” Así describe su protagonista esos años reveladores y cuando evoca el pasado no puede sustraerse a la inevitabilidad de deberle todo lo que es a un libro, a los libros, a los sueños y a la realidad pero sobre todo a la ficción. La Sombra del viento es una historia que atrapa contiene, detiene e inmoviliza el hoy y que corre hacia un pasado que es necesario atrapar para redimir el presente. Es una historia de libros malditos, es la historia del hombre que los escribió y la de un personaje que se escapó de las páginas de un libro para destruir la historia. Es también la historia de una traición y de una amistad, del amor imposible, del odio y de los sueños que no aciertan a hacerse realidad. Una mezcla exacta de todos los condimentos que la tiene la vida resumidos en una trama con visos policiales que conmueve y seduce. La novela contemporánea es sin duda la historia de sus personajes. En pleno siglo XXI se han dejado de lado los fastuosos jardines o las lujosas mansiones como escenario porque lo que importa no son los escenarios sino los actores. En mi Taller de escritura, me gusta detenerme en considerar la importancia de los personajes en las historias que tenemos entre manos al escribir y para eso es clave detenernos en esos protagonistas de las historias que leemos, estos deben arrasarnos. A los lectores nos gusta imaginarnos a los personajes como personas de carne y hueso, aunque sepamos (desde el momento que nos decidimos a leer un relato) que son entes de ficción. Es el juego que nos propone la literatura y concretamente el texto narrativo. Y es aquí donde reside la paradoja del personaje: parece una persona, pero no lo es; no se puede explicar su comportamiento, sus reacciones… mediante las ciencias que estudian al ser humano (psicología, filosofía, etc.), sino que sólo podremos entenderlos a partir de las reglas que actúan en la literatura en general y en la narrativa en particular. Pero ¿qué es un personaje literario? ¿Cómo toma cuerpo en la subjetividad del autor? ¿Cómo se traslada luego esa vivencia imaginaria hasta la página escrita? El escenario es vital pero no debe encandilar. carlosruizzafonCarlos Ruiz Zafón logra hacer del escenario de su historia, Barcelona de la década del ’40 el lugar perfecto para actores que difícilmente podamos olvidar. Entre los seres que desfilan por La sombra del viento, uno de mis preferidos es Fermín, un perseguido político que arroba con su locuacidad y nos gana el alma con su hombría de bien, su inteligencia buena y una verborragia siempre oportuna que difícilmente encontremos en muchos personajes de novela o reales. Si de mencionar actores se trata, no podemos olvidarnos de Bea, ni de la enigmática Clara, responsables de que esta novela nos permita soñar, amar y convertirnos en cómplices de una situación que pone en peligro la vida del actor principal del reparto: Daniel Sempere, de quien me reservo el derecho a aludir y dejo en manos del lector la conclusión final de su personalidad. El terreno de la novela es siempre un terreno ficticio, aunque esa ficción se acerque mucho a la realidad. Más, en el siglo que nos ocupa, donde ambos planos "pretenden" y "juegan" a cruzarse en multitud de ocasiones. En La sombra del viento la ficción está estructurada en una trama que, por medio de relatos a modo de cajas chinas, arma la historia. El autor ensambla esos diferentes relatos con la precisión de un relojero y con la naturalidad del fluir de la vida y obtiene como resultado final la historia de un enigmático Julian Carax, autor del libro que descubre Daniel Sempere: La sombra del viento, y autor de otros libros más que son el producto de los desvelos del autor (Carlos Ruiz Zafón) de la novela homónima que tenemos entre las manos.

 

La sombra del viento es un policial, es una novela de amor, de aventuras pero es ni más ni menos la historia de la vida, que se replica en más vida y cuando parece terminar solo lo hace para volver a empezar. Antes de dar vuelta la última página nos llega la promesa de la historia que le sigue. : El final de La sombra del viento se muerde la cola con el comienzo de El juego del ángel. Imposible perdérsela. Voy en su búsqueda. Los espero.

Adquiere un ejemplar

2 comentarios sobre “La sombra del viento – Carlos Ruiz Zafón”

  1. reconozco que me lo leí cuando aún no era un autor muy conocido. Me resultó muy original y me gustó mucho. Si me lo llego a leer, cuando se convirtió en best-seller quizá no lo hubiera hecho y me lo hubiera perdido

    1. Qué suerte!! que lo encontraste antes a mí de verad me gustó mucho. Sin ser literatura de alto nivel si mantiene el voltaje y es de apreciar el entretenido coloquial que ameniza muchas de sus escenas.
      ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *