Cargando...

El libro

De los diversos instrumentos del hombre, el más asombroso es, sin duda, el libro. Los demás son extensiones de su cuerpo. El microscopio, el telescopio, son extensiones de su vista; el teléfono es extensión de la voz; luego tenemos el arado y la espada, extensiones de su brazo. Pero el libro es otra cosa: el libro es una extensión de la memoria y de la imaginación.

Jorge Luis Borges

La creatividad, la inteligencia y la capacidad de comunicación son cualidades intrínsecas del ser humano pero sólo son posibles si se las estimula. Los libros juegan un papel preponderante en la motivación de estas cualidades.
Al leer, nos transportamos a otra realidad, nos sentimos parte de algo más grande que el mundo donde nos movemos habitualmente, vivimos experiencias sensoriales que de otro modo serían inaccesibles.
Leer atraviesa y hace posible emociones y experiencias ajenas a nuestro entorno, eso nos torna imaginativos y por ende creativos. Leer aporta innegablemente conocimientos pero la inteligencia, que es mucho más que acumulación de conocimientos, la inteligencia que es la capacidad de entender o comprender, la capacidad de resolver problemas solo puede funcionar como un motor que se alimenta día tras día del combustible correcto. Los libros son el combustible que el cerebro necesita para transformar conocimientos en inteligencia. Leer nos permite ampliar nuestro vocabulario, enriquecer nuestra sintaxis, nuestro poder de síntesis lo cual a su vez nos permite acceder a formas de explicación empíricas que darán como resultado una capacidad de comunicación óptima.
Por eso es importante que la relación con los libros comience incluso antes de saber leer. Los libros al igual que los juguetes son imprescindibles para el desarrollo cognoscitivo del niño, un niño que devendrá un adulto creativo, inteligente y sobre todo que sabrá comunicarse con sus pares lo cual le garantizará poder expresarse con la necesaria propiedad como para que nadie haga de él un objeto de manipulación.

Parafraseando a Emily Dickinson: un libro es como una nave para viajar a sitios inexplorados, por eso es fundamental para nuestro desarrollo intelecto emocional.

Leer nos conecta con la personalidad de una infinidad de perfiles que pueden o no ser como nosotros, pensar como nosotros pero que están, existen y tiene sus propias vivencias. Leer nos ayuda a generar empatía, una cualidad tan devaluada hoy en día como necesaria para que este mundo siga funcionando por un camino de sensibilidad humana.
Leer nos plantea temáticas que nunca se nos hubieran ocurrido como parte de nuestra idiosincrasia. ¿Quién es el personaje que me atrapa? ¿Cuánto de ese personaje subyace dentro mío? ¿Soy más parecido a ese protagonista o a aquel otro? ¿Soy egoísta? ¿Soy masoquista? ¿Soy solidario? ¿Podría serlo? ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Para qué? Leer nos acerca a nuestro interior, nos permite conocernos o empezar a conocernos y sobre todo a reconocernos en nuestras acciones cotidianas.
Los libros son la mejor herramienta, al alcance de la mano, no solo para aprender sino para experimentar otras vidas, generar empatía, ejercitar la imaginación y por ende la creatividad, a la vez que son la mejor ruta para transitar un camino de auto conocimiento inigualable.


Reseñas de novelas en nuestro
Blog de Lectura


Comparte la experiencia ;)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *