Cargando...

Los hermanos sean unidos

(…) porque esa es la ley primera, tengan unión verdadera…, pero no es sobre los consejos de Martín Fierro que quiero hablarles. Y sin embargo como si muchos se hubieran hecho eco de esos versos a lo largo de la historia de la humanidad, hubo duplas de hermanos que unidos dieron que hablar. Para muestra basta un botón (¡¡cómo estoy hoy con los refranes!!…) sin embargo y sin pretensiones de hacer alarde les traigo varios botones:

Los Wright. Wilbur y Orville Wright lograron el primer vuelo exitoso de un avión en 1903 en Carolina del Norte (Estados Unidos). Los Lumière. Auguste y Louis fueron dos hermanos franceses que revolucionaron la industria y el arte de la imagen con sus inventos sucesivos de la foto instantánea, las películas de cine y el autocromo en color. Los Montgolfier. A Joseph-Michel y Jacques-Étienne se les ocurrió emplear aire caliente para elevar un globo y fueron los padres del primer globo aerostático. Si nos ponemos a hurgar en el tiempo quién no recuerda a Rómulo y Remo que según la leyenda romana, fueron los gemelos fundadores de Roma. Menos conocidos pero unidos por lazos de sangre fueron Cosme y Damián, dos hermanos médicos cristianos, célebres por su habilidad en el ejercicio de su profesión y por su costumbre de prestar servicios desinteresadamente. Y si seguimos investigando resulta que eso de los hermanos sean unidos de verdad es ley primera y aunque se trata de una leyenda también citaremos la del pueblo Maya de quienes se conserva el relato de la creación del hombre, escrito en el “Popol-Vuh”, su libro sagrado. Allí se lee que Sabná, Padre de todos los Dioses, pidió a sus dos hijos gemelos que bajaran a Xilán a crear el hombre con diferentes materiales.
Y planeando bajito vamos llegando al hangar de la literatura que sin lugar a dudas fue caldo de cultivo para que muchos hermanos tuvieran unión verdadera.

El talento literario a veces se concentra en una única familia y de repente aparecen no dos sino tres hermanas (en este caso) dotadas de un increíble talento literario: Las Brontë. Anne, Emily y Charlotte Brontë son las hermanas literarias por excelencia. Vivieron en el siglo XIX, en los brumosos páramos de Yorkshire y escribieron historias bastante trágicas, como en el caso de Emily, o más cercanas a la vida real del momento como las de Charlotte Brontë.
Los Mann. Tienen uno de los apellidos más literarios del siglo XX alemán y también, por cierto, el armario lleno de trapos sucios. Heinrich se destacó por sus novelas de temática social. Sus ataques contra una sociedad cada vez más autoritaria y militarista le llevaron al exilio en 1933. Su ensayo sobre Zola y la novela “El súbdito” le granjearon mucho respeto durante la República de Weimar, ya que satirizaba la sociedad alemana y explicaba como su sistema político había llevado a la Primera Guerra Mundial. El escritor Thomas Mann era el hermano pequeño de Heinrich también escritor y muy popular en la Alemania de principios de siglo. Cuando a partir de 1929 el movimiento nazi comenzó a aspirar seriamente al poder, Mann no dejó de exponer en público su oposición frontal al régimen y acabó exiliándose en 1933. Cuando murió en 1955, en Estados Unidos, lo hizo abandonado y pobre. No solo ganó el Nobel sino que se convirtió en uno de los escritores más influyentes del siglo XX. Su esposa Katyia lo adoraba y siempre pasó por alto sus inclinaciones homosexuales y su alto grado de misoginia. Quienes alguna vez tuvieron la fortuna de leer “La montaña mágica” entenderán desde que altura literaria nos escribía Thomas Mann.

Las Nelken. No son tan populares, pero en España también hay hermanos escritores. Ahora muy pocos recuerdan a Magda Donato (seudónimo de Carmen Eva Nelken) y Margarita Nelken, pero en la España de los años 20 y 30 eran muy conocidas. Margarita era la que tenía una carrera literaria más importante. Empezó queriendo ser pintora, pero un problema de salud se lo impidió, así que se centró en la escritura. Fue la primera traductora de Kafka al español y escribió ensayos (era una mujer de fuerte conciencia política) y varias novelas. Magda Donato fue conocida como actriz en el exilio en México tras la Guerra Civil, pero antes había sido periodista (sus crónicas de época están en los periódicos más importantes del momento y algunas son muy interesantes) y había escrito obras de teatro para niños. Su hermana Magda fue periodista, dramaturga, narradora y actriz española que tuvo que exiliarse en México tras la Guerra Civil Española.
Los Grimm. Jacob y Wihelm, nacidos en Hanau en el estado de Hesse, Alemania formaron una de las parejas literarias más unida de toda la Historia de la literatura. Estos eruditos, filólogos y escritores alemanes profundizaron en el folclore de su país y publicaron algunos de los cuentos más conocidos de todos los tiempos. De sus plumas salieron títulos como “La cenicienta”, “La bella durmiente”, “Blancanieves”.
Los hermanos Goncourt fueron escritores de estilo naturalista e inseparables que según consta, le juraron a su madre mantenerse unidos para siempre. Después de la muerte de Jules Goncourt, Edmond siguió escribiendo y en su testamento creó, en memoria de su hermano, el Premio Goncourt que se otorgó en Francia por primera vez en 1903.

Aunque también hermanos, algunos no pudieron mantenerse unidos. Es el caso de Jorge y Carlos Semprún, nietos del político conservador Antonio Maura que fueron comunistas y escritores. Jorge era frío e íntegro. Carlos era lo contrario: expansivo y transparente. Durante décadas se adoraron, pero al final de sus vidas razones personales y políticas hicieron que se separaran, tal vez tuvo que ver que Jorge empezara a ganar premios como literato e incluso una candidatura al Oscar como mejor guionista.
Manuel y Antonio Machado. A pesar de que se entendieron en el campo de las letras y llegaron a trabajar juntos, la política les separó. Manuel fue un franquista convencido y Antonio republicano hasta la médula.

Un hermano puede ser un amigo para toda la vida. Los hermanos no solo comparten genes, la cultura, la educación o la clase social, además comparten las experiencias que suceden dentro de la familia y viven los mismos acontecimientos, lo que les ayuda a adquirir aficiones o profesiones similares. Qué maravilloso cuando además de hermano tienes un amigo y si como broche de oro tienes un colega es quizás porque la vida te ha premiado por partida triple. Y si la unión verdadera se mantiene en cualquier tiempo que sea, sin duda que no los devorarán los de afuera.


Libros en el artículo:


Comparte la experiencia ;)