• Cuéntame tus manías

    La rutina tiene el poder de hacernos creer que la repetición avala la cordura, quizás por eso es que muchos escritores han recurrido a ciertas costumbres. Extravagancias dirán unos, manías pensarán otros y no estarán equivocados...

  • La muñeca de Kafka

    “¿Y si esto que he imaginado fuera, sin yo saberlo, algo real?”, escribió Franz Kafka en uno de sus cuadernos dos años antes de morir. “¿Y si cada vez que abro la puerta, sin yo saberlo, me asomo a un lugar irreal? Nada malo; una vez que has traspasado el umbral, todo es bueno.”