Cargando...

Categoría niños

1º Puesto

Una oportunidad imperdible (para la seño)

de Jimena Belén Zurschmitten

Querida señorita Ángeles:

Hago esta carta, con el motivo de demostrar mi voluntad para ir a dichoso viaje espacial. Cuando la seño lo dijo en el aula pensé “Esto es para mí”, espero usted piense lo mismo.

La escuela me encanta, aprender cosas nuevas, todavía más.
Viajar a marte, para mí, sería una oportunidad única e inigualable.
Creo que deberían escogerme porque, siempre presto atención en clase, y cualquier dato que me pidas de marte te lo digo al toque.
Porque llevaría lo justo y necesario, no tengo problema en usar la misma ropa varios días seguidos, y tampoco soy delicado con la comida.

Me gusta mucho cocinar, así que podría ser el cocinero sin ningún tipo de problema.
Miré muchas películas de acción, de esas que algo falla y quedan solos en el planeta (pero no pensemos en eso) por lo tanto puedo contribuir a la actividad de sobrevivir con mis técnicas.
Además, por otro lado, necesitarían a alguien gracioso y fachero como yo, si no todos se aburren, imaginate tantas horas con gente como decirte… no se… el Fabricio, ponele. Se te hace eterno con lo agrandado que es.
También sé poner orden, puedo buscar alguna que otra frase que muestre autoridad, seguro que en Google hay un montón.
Mira, te serviría de Cocinero, curioso, científico también si querés (también vi pelis de esas), llevaría poco equipaje, inteligente, salvaría a todos si se quedaran varados, de gracioso para que no se te aburran, de fachero para las fotos en los diarios cuando salve a todos y te puedo servir de autoridad.

Me parece que vos me tendrías que mandar una carta suplicándome a mí.

Bryan.

————————————————
Bryan no supo por qué, pero nunca quedó seleccionado.


Cursos de formación en
Escritura Creativa Nivel 1 y 2


2º puesto

Terror Adorable

de Malena Iadanza

Hay muchísimas personas que me tienen miedo. Muchísimos niños que no duermen por mi culpa, pensando en que voy a aparecer en sus habitaciones, cuando en realidad solo quiero estar en mi casa.
Como todos me tienen miedo, no se imaginan que yo le tengo miedo a algo. Se piensan que me creo superior, y nadie me podría vencer, porque soy muy terrorífica.
Me da vergüenza decirlo, porque es un miedo algo tonto, pero la verdad es que no puedo aguantar más sin decirlo. Le tengo miedo a los bebes.
Me atemorizan tanto. Gritan, lloran y encima ni siquiera hacen sus necesidades en el baño. Además, tuve malas experiencias con bebes. No sé si es porque mi apariencia da mucho miedo o porque los bebes son malos de verdad.
El primer bebe con el que me encontré, me empezó a tirar sus juguetes duros en la cabeza. Esos juguetes que son para morder cuando le salen los dientes. Me dolió la cabeza como por una semana.
La segunda vez, era un bebe que me empezó a tirar leche en los ojos de su mamadera. A veces me tiraba en los ojos, otras en mi vestido. Tuve olor a leche por tres días, y veía borroso por dos semanas. Hubiera ido al médico, pero cuando sos una de las personas más terroríficas, es muy difícil que un doctor no salga corriendo llamando a la policía.
La tercera vez, todo marchaba bien. Hasta que me vomito encima y se hizo pis encima mío. Tuve arcadas hasta fin de año, ya que, cada vez que me acordaba, me daba muchísimo asco.
Es increíble como los humanos los ven como la cosa más tierna y adorable del mundo. Literalmente son humanos chicos que lloran, vomitan y no hacen nada por si solos. No entiendo cómo quieren tener tantos.
Lo sé, lo sé. Es ridículo que tenga este miedo, pero no lo puedo evitar. Están en mis peores pesadillas, o cuando no me puedo dormir es por ellos.
Ojalá que solo sea un mal sueño, y cuando me despierte, sean las cositas más tiernas y encantadoras que haya visto.


Cursos de formación en
Escritura Creativa Nivel 1 y 2


3º Puesto

Hablemos de negocios

de Milagros Ruppel

Tengo ascendencia alienígena y por eso muchas personas me preguntan cómo hacer negocios, relacionarse o comunicarse con los aliens, así que aquí les traigo la explicación para cuando viajen a Marte, o al planeta que deseen. Tengan en cuenta que los aliens se manejan de una manera peculiar, por lo cual se tienen que tomar esto en serio.
Primero, tienen que aprender el idioma alienígena, o saber un idioma internacional que sepan los aliens y los humanos, como el chino, el eslovaco o el martanles (los que más lo hablan son los habitantes de Marte). Hay cursos online en donde participan aliens y personas de toda la galaxia. El link es: www.aprendeidiomasconsuzyymarta.com
Cuando ya saben un idioma tienen que conseguir un vuelo para ir al planeta que deseen. Si ya tienen su boleto de cohete, ¡genial! Si no, no creo que puedan conocer aliens, a menos que sepan a quién quieren contactar y tengan su número de teléfono.

Ahora empieza lo importante: el momento en que se encuentran con aliens.
Si quieren tan solo charlar o comunicarse con el alien, salúdenlos en su idioma natal y luego comiencen una charla normal en el idioma que habla el alien (les pueden preguntar qué idioma hablan, no se lo tomarán mal). Eso es todo lo que necesitan saber para conocer más a un alien.
Ahora comienzan los encuentros por trabajo.
Si quieren realizar negocios tienen que saludarlos de una manera particular. Levantan su mano, y juntan el dedo índice con el del medio y juntan el anular con el meñique. Luego separan un conjunto del otro. Ese es un saludo de paz.
No vayan vestidos con traje o de negro, porque los aliens lo toman como que es un funeral, o lo va a ser… Pero tampoco vayan con pijama, porque piensan que no los tomas en serio y te dejan plantado (tengan cuidado porque puede suceder literalmente). Así que vístanse como si fueran a ver a un amigo o a una cena familiar no muy formal. Aunque lleven puesto el traje espacial, los aliens pueden saber cómo se visten, así que tengan cuidado.
También tienen que llevar un regalo, especialmente artefactos lujosos o joyería, porque así confían en vos. No hace falta que sea muy grande, ni muy ostentoso, ya que pensarán que los quieres comprar, sobornar o que quieres algo de ellos (aunque así sea, no está bueno demostrarlo). Pero tampoco tiene que ser muy pequeño y barato porque pensarán que eres tacaño o que piensas que son tontos.
Un alien demuestra confianza cuando te devuelve el saludo o cuando te sigue la conversación. Si se muestran molestos o incómodos (pueden reaccionar de diferentes maneras: mordiéndose el dedo meñique, golpeándose el pecho o cruzando las piernas), tu deber es salir corriendo (o flotando) o alejarte lo que más puedas.
Si todo sale bien, invítalo a cenar o agradécele. No le pidas su número telefónico, espera a que el alien te lo pida, porque si no se puede llegar a enojar.
Siempre, pero siempre, es muy importante que vuelvas a hacer el saludo al final porque si no… va a haber problemas.

¡Mucha Suerte!


Cursos de formación en
Escritura Creativa Nivel 1 y 2