Si no puedes contra ellos léelos

Qué es lo que realmente te anima? ¿Qué es lo que te deprime? ¿Qué es lo que te impulsa a enfrentar la vida? ¿Qué es lo que te agobia? ¿Por qué de golpe te sientes exultante? ¿Por qué sin saberlo te hundes bajo tu propio peso?

¡Ah! ¡Los estados de ánimo! Son una contradicción en sí mismos porque uno puede pasar por miles de ellos a lo largo de una vida e incluso en un solo día. Hay momentos en que te planteas realmente si no eres bipolar, lo cual no sería un problema si lo supieras manejar. Lo cierto es que cuando estamos alegres todo brilla a nuestro alrededor y de golpe algo dentro de ti se quiebra y la luz se transforma en oscuridad.

El estado de ánimo, dicho en buen criollo, es ni más ni menos que el humor de una persona. Nadie es ciento por ciento un equilibrio constante de manera que debemos aceptar que ese humor, ese estado de ánimo fluctúe en función de las situaciones que vamos atravesando.
Mantener un estado de ánimo bueno y estable es importante pero a veces no se puede, en ocasiones incluso someterse a ese sentimiento, bueno o malo, no es tan contraproducente como uno cree. Claro que no te vayas al otro extremo y te regodees en el desánimo porque puede que caigas en una depresión. En fin, como acabo de afirmar: mantener un estado de ánimo bueno y estable es importante, todos quisiéramos estar siempre alegres pero lo cierto es que no siempre se puede. Y se me acaba de ocurrir una frase remanida: “si no puedes contra ellos úneteles” o más bien, por qué no: “si no puedes contra ellos, léelos”.

Por eso, te propongo que en lugar de luchar contra un estado de ánimo nos unamos a él.  ¿Cómo? Prolongando mediante la lectura la alegría, la tristeza, el desánimo o la audacia, es solo un estado de ánimo lo malo pasará, lo bueno…
Lo bueno, también lo importante es aceptar ese humor en el momento en que aparece y saber que nada es eterno, no hay mal que cien años dure, ni estado de ánimo que perdure. Y una vez más propongo que echemos mano de la lectura porque la lectura genera empatía y la empatía nos hace sentir comprendidos y cuando atravesamos un estado de ánimo cualquiera lo que más necesitamos es justamente comprensión. Nada mejor entonces que relacionarnos con esos amigos de papel: los protagonistas de nuestras historias para darnos cuenta de que no somos tan bipolares como parecemos y sobre todo que no somos los únicos.
Nostálgico, Estresado, Sensual, Desorientado, Romántico. Y podemos sumar: Alegre. Reflexivo. Aburrido. Deprimido.

Allá vamos.
El Principito de Antoine de Saint-Exupéry nos invita, de la mano de aquel niño rubio que huyó de un planeta invadido por baobabs, a viajar a través de sus páginas para compartir la nostalgia por su casa y el amor por su rosa que quedó allá tan lejos, en el Asteroide B612.

Una clara inspiración para tiempos convulsos en los que nuestro ánimo no mejora, en estos momentos donde el estrés nos supera, es bueno compartirlo y saber que todo es pasajero si nos lo proponemos. Leer El monje que vendió su Ferrari de Robin Sharma puede ayudarnos mediante diversos consejos aportados por un hombre cuyo exceso de trabajo le llevó a refugiarse en las cumbres más místicas del Himalaya.
La sensualidad es en nuestro presente una cualidad, una actitud desvirtuada. Se la entiende o se la vincula muchas veces con la sexualidad y no es lo mismo. Por eso no voy a recomendar libros como 50 sombras de Grey que raya con lo pornográfico, sino más bien entender la sensualidad como la propensión o tendencia a sublimar los placeres a través de los sentidos. Las Flores del mal de Charles Baudelaire,  es un poemario que reúne poemas en los que el autor trata de huir de los males del mundo gracias a la belleza, el amor, la muerte y, también ¿Por qué no? el erotismo.

Si no has leído nunca a Gioconda Belli, puedo decirte que es una autora que hace un culto a la sensualidad por medio de temáticas atrapantes y una prosa que te envuelve desde todos los sentidos. Si quieres empezar a conocerla bajo esta faceta, mi conejo es que comiences leyendo La mujer habitada, donde compartirás un mundo mágico y ferozmente vital, en el que la mujer, víctima tradicional de la dominación masculina, se rebela contra la secular inercia y participa de forma activa en acontecimientos que transforman la realidad. Un libro rebosante de lirismo y sensualidad.

La confusión y la desorientación es un estado de ánimo muy común en este convulsionado presente donde nada parece estable. Libros como Tierra desacostumbrada de Jhumpa Lahiri, nos ayudan a encontrar cierta empatía entre los diversos personajes que la habitan y que procedentes de la India deben enfrentarse a una nueva vida, alterar sus costumbres y mantener la identidad tras su llegada a Estados Unidos.

¿Quién no ha sentido alguna vez mariposas en la panza? El estado de enamoramiento nos introduce en un estado de ánimo del cual nunca quisiéramos (ni debiéramos) salir. Hay cientos de libros que podría invitarte a visitar, te diré algunos que a mí me parecen las mejores historias de amor de todos los tiempos. El amor en los tiempos del cólera de Gabriel García Márquez, además de contarnos una bella historia de amor muy bien narrada por cierto, nos acerca la esperanza de que aunque pasen los años, el amor siempre está.

La mítica historia de amor entre Escarlata O’Hara y Rhett Butler durante la Guerra de Secesión americana fue publicada de 1936. El libro llegó a vender hasta un millón de copias y le valió a su autora Margaret Mitchell el premio Pulitzer. Para mí es uno de los mejores libros de amor de la historia de la literatura. Por supuesto, Lo que el viento se llevó, si ya lo leíste te aconsejo leerlo de nuevo, los libros se resemantizan a través del tiempo y seguramente hallarás nuevas escenas que te conmoverán hasta las lágrimas.

Si eres de esos que encuentran en la depresión una forma de tocar fondo para salir a flote, no dejes que el llanto se acumule en tu interior, dejala salir con historias conmovedoras como Cometas en el Cielo y Mil soles esplendidos de Khaled Hosseini; los pongo juntos porque son del mismo autor y las dos historias tienen lugar en Afganistán aunque cada novela es especial, lágrimas aseguradas pero no gratuitas porque van acompañadas de una innegable reflexión acerca del sufrimiento.

Si te sientes medio perdido en tus relaciones o totalmente perdido en medio de este pasaje por la Tierra y eres de los que le interesa el sentido de la vida fuera de toda institución religiosa y quieres entender cómo creamos nuestra propia realidad y nuestros propios estados de ánimo, La maestría del amor y Los cuatro acuerdos de Miguel Ángel Ruiz, son dos libros buenísimos para darnos cuenta que es lo que queremos, qué es lo que no estamos haciendo bien, para torcer el rumbo de nuestra historia personal, siempre se puede, entendiendo que somos los hacedores de nuestra realidad.

El aburrimiento suele ser un estado de ánimo que nos ubica es una especie de lugar extraño. Tenemos ganas de hacer algo pero no sabemos qué. Cansancio, fastidio, tedio por no encontrar algo que nos distraiga y nos divierta. Leer puede sacarnos de ese estado si lo hacemos con la intensión de pasar el rato, el aburrimiento pronto es un mal recuerdo y nada más. Para eso van tres recomendaciones, alguna de ellas encajará con tu personalidad, lo que es cierto es que todas ellas te sacarán el fastidio, atrévete con: Harry Potter, ya saben: fantasía, aventura y magia, nada mejor para no aburrirte. La sombra del viento de Carlos Ruiz Zafón, este libro creo que es perfecto para las personas que buscan cortar con la inercia del abatimiento mediante acción y personajes que resultarán entrañables. Es fácil de leer y sobre todo: es entretenido. Si te gusta tengo una buena noticia, el autor propone tres títulos más que son continuación de este: El juego del ángel, El prisionero del cielo y El laberinto de los espíritus. Yo devoré los cuatro y me olvidé lo que es estar aburrida.

Puedes elegir luchar contra un estado de ánimo o abrazarlo, puedes querer salir de un sentimiento inoportuno o regodearte en el dolor hasta tocar fondo y salir a flote. Puedes elegir lacerarte el alma o tratar de sanarla. Lo que no puedes es dejar de intentarlo mediante la lectura de un libro.

Comparte la experiencia 😉


Libros en el artículo



Cursos de formación

Curso de Maestría de Cuento y/o Novela


Curso especializado

Guía de Ensayo


Comparte la experiencia ;)