Cargando...

El libro que no se puede leer

Parece una paradoja pero es real. El Manuscrito Voynich es un libro ilustrado, de contenidos desconocidos, escrito por un autor anónimo en un alfabeto no identificado y un idioma incomprensible, el denominado voynichés. Es el libro que no se puede leer.

Cuando hace más de 4.700 años se inventó el lenguaje escrito, los seres humanos fueron capaces de transmitir mensajes complejos mediante letras y signos. Pero también introdujeron códigos secretos y claves para encriptar textos de contenido religioso, político, diplomático o militar, cuyo desciframiento sólo conocían los iniciados. Todas las civilizaciones han practicado estas técnicas, desde los sumerios a los griegos, los romanos, los mongoles, el Imperio español y, por supuesto, todos los países en el último siglo, especialmente en tiempos de guerra. Los manuscritos y textos cifrados que se conservan son muchos, y todos han sido descifrados con relativa facilidad analizando sus códigos, en general bastante simples. Con una excepción. Existe un códice cuyo contenido nadie ha sido capaz de desvelar, o al menos no del todo: el Voynich, el manuscrito más extraño del mundo.

La primera noticia de la existencia del Voynich data de 1580, cuando el emperador Rodolfo II de Habsburgo, muy interesado en las ciencias ocultas, la magia y las rarezas de todo tipo, lo adquirió por la elevada suma de 600 ducados a los ingleses John Dee –un mago que decía comunicarse con los ángeles mediante unas piedras– y Edward Kelley, un embaucador.
Desde el siglo XVI, muchos investigadores han tratado de descifrar el Voynich. Lo intentaron en el siglo XVII el alquimista Jacobus Horcicky de Tepenecz, el bibliotecario imperial Georg Barsche y el profesor de la Universidad de Praga Johannes Marcus Marci. Se envió al jesuita Athanasius Kircher, famoso por sus intentos de descrifrar los jeroglíficos del antiguo Egipto, pero aquél no respondió al reto.

Pero, más allá de cualquier otra evidencia, ¿de qué se cree que versa exactamente el manuscrito? 240 páginas, consta de seis secciones: se cree que con contenidos sobre herbarios, información astronómica, biológica, cosmológica, farmacéutica y recetas. Las ilustraciones en realidad no aclaran los contenidos del texto pero han ayudado a dar nombre a estos capítulos. Se cree que fue escrito de izquierda a derecha y sin signos de puntuación. Las ideas son, como hemos señalado, varias. Algunos aseguran que en la sección biológica aparecen mujeres bañándose en un ‘mikvah’, o baño utilizado por los judios ortodoxos en Europa, otros que en realidad habla de la reina María de Castilla, reina de Aragón, pues fue escrito para ella, e incluso unos últimos apuntan a que trata de energía nuclear y alquimia. Nada concluyente hasta la fecha.

En la actualidad, el Voynich se guarda en la Biblioteca de libros y manuscritos raros  Beinecke de la Universidad de Yale. Escrito sobre vitela (pergamino fino), con un total de 232 páginas (faltan algunas y hay otras desplegables), de 22 por 15 centímetros de formato y 5 de grosor, este códice contiene centenares de dibujos y 37.919 palabras con 25 letras o caracteres distintos, pero carece de autor, título, fecha y capítulos. Los análisis mediante carbono 14 han permitido datar la elaboración del pergamino entre los años 1404 y 1434. La letra es del tipo cursiva humanística en caracteres latinos, usada en Europa occidental entre mediados del siglo XV y comienzos del XVI.

Pero, ¿de qué trata este manuscrito? Nadie lo sabe.


Comparte la experiencia ;)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *